Ir al contenido principal

MALTA, LA ALBÓNDIGA TOSTADA



Estaba en casa de mis padrinos mágicos, en Marte (que a diferencia de lo que todos piensan, hay vida allí), me disponía a comer con ellos, pues hacía tiempo que no los veía. Quizás porque ya me había hecho mayor y no los necesitaba tanto. 

Al llegar a la mesa, había 4 albóndigas jugueteando en el plato, gritando, mordiéndose entre ellas, saltando, lo que vienen a ser albóndigas repletas de energía. Seguramente, las albóndigas de carne no actuarían así pero, estas, eran de soja y...la soja es mucha soja. Además, eran albóndigas de granja ecológica y habían vivido en el campo, felices, cómo se merece toda albóndiga. Me senté bien en la silla y pasé un rato mirándolas, deleitándome de la alegría de esa comida que, como su nombre indicaba, iba a ser comida. 

Entonces percibí un ligero movimiento por el rabillo del ojo, una de esas pequeñas bolitas marrones, de pronto, cayó a mis pies. Intentó subirse por mis piernas pero tenía las patitas demasiado cortas, así que con una mano la intenté subir a la mesa, sin éxito, pues esta se fue corriendo a mi regazo, acurrucándose en mí, sin mirarme, sin olerme, fue cómo si nos conociéramos de otra vida. Cuando mis padrinos no miraban, me levanté y, a escondidas, saque a Malta (nombre que le puse por su color tostado) del plato. De camino a la cocina, me apuntaba a la cara con sus ojos cargados de esa pena conocida como "Sácame de aquí por favor". Mi padrina llegó a la cocina y me vio, cariñoso, con la bolita marrón. Me dijo, con humor: "Si quieres te doy para comer un trozo de pan duro con un yogur". Para después, añadir, comprensiva: ¡Por lo visto, es para ti! Ella tiene toda la magia que te hace falta en el mundo llamado Tierra. 

Así que me la llevé a vivir conmigo en esta bola de barro azul celeste, llamada Tierra. Malta se convirtió en mi mascota, aunque a la práctica… ¡Nada que ver! Más bien, somos compañeros de aventuras. Me dijo que el resto de padrinos mágicos no la entendían (pues no quería ser comida) y estaba muy contenta de haber encontrado a alguien que la quisiera y la cuidara. 

No todos aceptan que tenga una albóndiga como mascota pero, eso, me da igual. 

Moraleja: da igual si eres humano o albóndiga, sé lo que tú quieras ser. Averigua quién eres (si no lo sabes, ahí está el problema principal) y lo que quieres ser. Es necesario no dejarse guiar por lo que quieren los demás que seamos, sino aportar por ser quién nosotros queramos ser.


 Y colorín colorado...

Elisabet Aguiló 
Psicóloga 
Coach especialista en nutrición y salud

Comentarios

Entradas populares de este blog

RECOMENDACIONES PARA UN TRABAJO JUSTO PARTE II

  Luego de nuestra primer articulo, muchas personas nos han preguntado varias cosas asociadas al tipo de contrato y algunos conceptos que no se entienden, ya que  seguramente si eres migrante, en tu país  de origen no se utilizan . Por lo cual vamos a aclarar lo mejor posible para facilitar la comprensión y sobre todo con  el conocimiento, como dice el refrán popular: " El conocimiento es poder, y el poder es el conocimiento"  Por ello para hablar de unos derechos y unas obligaciones, tenemos que tener claro de los conceptos que le acompañan. ¿COMO COMPRENDER LAS ADMINISITRACIONES Y ORGANISMOS PUBLICOS DE ESPAÑA? Primero que nada hay que aclarar que en España existen descentralización de los poderes públicos. ¿ Esto que significa esto y como te afecta?  Significa que muchos de los trámites que realices no necesitas trasladarte a la capital de España, que es Madrid, por ejemplo el permiso de residencia se realiza en la región o comunidad autónoma donde te encuentres, porque ya

PRINCIPIOS BÁSICOS DE ENTRENAMIENTO

  1. Para generar una mejora o adaptación positiva en cualquier capacidad física debemos utilizar un estímulo que rompa la homeostasis. Para ir mejorando, los estímulos deben incrementarse de manera progresiva. Es decir, no sirve de nada si siempre hacemos bici, al mismo nivel y al mismo tiempo, por ejemplo. 2. Una dieta baja en proteína y no acompañada de entrenamiento de fuerza resulta con frecuencia en una pérdida elevada de masa muscular (por eso, debemos incrementar el consumo de proteínas). 3. Es importante la variedad para evitar el aburrimiento. Debemos "sorprender al cuerpo" y que no sea esperado. Necesitamos variedad en distintos aspectos (fuerza/potencia/resistencia...), ya que centrarnos sólo en musculación nos puede aburrir y centrarnos sólo en el cardio, también, nos puede llegar a quemar. Si lo combinamos y más o menos nos planificamos para entrenar o movernos de formas distintas, será más fácil que tengamos ganas de entrenar. La variabilidad genera adherencia

EL PLÁTANO LIGÓN

El plátano ligón fue hacia el frutero que había en medio de la mesa de la cocina, con aires de grandeza. Se miró las dos manzanas que quedaban allí. Ambas parecían buenas. Realmente, no sabía cuál era la mejor. Tenía tantas dudas sobre a quién de las dos entrar primero que decidió preguntar a las manzanas:  - ¿Podéis ayudarme a decidir? ¡Sois tan hermosas las dos! - les susurró.  No hubo ninguna respuesta instantánea, las manzanas no hablaron, se lo quedaron mirando, algo sorprendidas, por la actitud del plátano macho.  De repente, una de las manzanas empezó a hablar:  - Hola, mi nombre es Fuji. ¿Por qué no me comes a mí? Soy una manzana muy viajera. De donde vengo, las manzanas crecen en abundancia de los miles y miles de manzanos que hay. Por lo tanto, tengo mucha familia. Además soy una manzana con experiencia: para llegar hasta aquí donde me ves, he hecho muchos kilómetros y ... claro, después de haber pasado horas y horas dentro de una caja, no me gustaría haber hecho el viaje por

EL PÁJARO AZÚCAR MORENO

Había una vez un pájaro llamado Azúcar Moreno.  Como bien dice su nombre, era de color marrón y le encantaban los dulces...¡Demasiado! Su madre siempre le decía: “Un día, tanto azúcar, te hará daño y de tan hinchado que quedarás no podrás ni volar".  Azúcar Moreno no le hizo caso y comenzó a volar hacia la ciudad, como de costumbre, en busca de una tienda dónde robar esos placeres de la vida. Cuando vio que el dependiente estaba distraído, hundió sus patitas en la caja de caramelos y cogió un buen puñado. Y así, con los caramelos entre las garras, cubiertas de colores, quiso volar otra vez hasta su árbol.  No obstante, su barriga gorda le pesaba tanto que su vuelo se desestabilizó y cayó en un charco de barro, sin poder moverse. Allí pasó los dos días siguientes comiendo golosinas y durmiendo hasta que llegó el tercer día. Un perro rastreador olío su aroma dulce, lo encontró y pensando que era un bombón se lo comió.  Moraleja: El azúcar es la cocaína comestible. Es decir, es una d