Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como asociaciones

RECOMENDACIONES PARA UN TRABAJO JUSTO PARTE II

  Luego de nuestra primer articulo, muchas personas nos han preguntado varias cosas asociadas al tipo de contrato y algunos conceptos que no se entienden, ya que  seguramente si eres migrante, en tu país  de origen no se utilizan . Por lo cual vamos a aclarar lo mejor posible para facilitar la comprensión y sobre todo con  el conocimiento, como dice el refrán popular: " El conocimiento es poder, y el poder es el conocimiento"  Por ello para hablar de unos derechos y unas obligaciones, tenemos que tener claro de los conceptos que le acompañan. ¿COMO COMPRENDER LAS ADMINISITRACIONES Y ORGANISMOS PUBLICOS DE ESPAÑA? Primero que nada hay que aclarar que en España existen descentralización de los poderes públicos. ¿ Esto que significa esto y como te afecta?  Significa que muchos de los trámites que realices no necesitas trasladarte a la capital de España, que es Madrid, por ejemplo el permiso de residencia se realiza en la región o comunidad autónoma donde te encuentres, porque ya

EL LOBITO QUE TENÍA HAMBRE

Había una vez, en un bosque muy verde, un lobito que tenía hambre.  Buscando y rebuscando entre las malas hierbas, vio una cabra que tenía dos cabritillos. Iba a zamparse a los dos cuando la madre cabra le dijo: - ¡No me dejes sin hijos!, harán una carrera. El que quede último, te lo daré. Tú, quédate en la meta.- Salieron los dos disparados y, al llegar a la meta, los dos a la vez, en lugar de pararse, le dieron tal golpe que lo dejaron aturdido y dando vueltas… De las vueltas que dió, llegó a donde había una yegua descansando con su potrillo. El lobito quería devorar a su hijito, tal como había querido con los cabritillos. La yegua le dijo: -Si me lo matas, ¡¿Quién me sacará el pincho que tengo en la pata?! Si me lo sacas, te daré mi potrillo.-  Al confiarse y cogerle la pata, ¡Pam! La yegua le dio tal coz que lo dejó medio muerto.  Con las últimas energías, el lobito se acercó al río, con la intención de limpiarse la sangre que le salía de la cabeza. Al levantar la vista, vió una ce