Ir al contenido principal

NUESTRA RELACIÓN CON LA COMIDA: ATRACONES



ATRACONES Y EMOCIONES 

¿Hay algún alimento que os haga sentir mejor? ¿Sois capaces de identificar qué tipo de emociones hay detrás cuando os coméis unos cuántos bollos? ¿Habéis sentido alguna vez que perdéis el control y os coméis más bollos de los que deberíais? 

Es importante descubrir si hay algún miedo infantil a trabajar que os haya hecho huir siempre (que os haya empujado a refugiaros hacia la comida), ya que los atracones son conductas evitativas (refuerzos negativos) que pueden ser utilizadas para aliviar el malestar. 

La mayoría de nosotros, ante determinadas situaciones, nos apetecen alimentos como los bollos, ya que nos ayudan a reducir la intensidad de determinadas emociones negativas y, para qué negarlo, el sabor dulce nos da placer. 

No obstante, algunos abusan de ellos. Dichas personas, presentan un discurso racional (“yo controlo”, “no tengo ningún problema”) y les cuesta mucho conectar con el dolor que hay detrás de la conducta compulsiva. 

No obstante, es necesario afrontar dichas emociones, identificar cuáles son, en qué momentos se activan, para poder tener más control sobre la ingesta y no sentirnos culpables después (para poder tener un registro de atracones y emociones os recomiendo recurrir a un bloc de notas).

ATRACONES Y AUTOESTIMA 

Los atracones pueden llevarnos a aumentar de peso ( llegando a sufrir, en los peores casos, obesidad) y, debido a este, podemos tener diferentes distorsiones relacionadas con el aspecto físico: 

“La bella o la bestia”. Es un pensamiento dicotómico. No contempla tonalidades grises, no se aceptan aspectos parciales positivos y como ser perfecto es muy difícil, uno decide considerarse un desastre. ej.: “o soy guapa o soy fea. Peso más de lo que debería, soy fea”. 

“El ideal irreal”. Se refiere al uso del ideal social como un estándar de apariencia aceptable. Los sentimientos de fealdad aparecen al compararse con los ideales que la cultura y la sociedad imponen en este momento. ej.: “estoy mucho más gorda que las mujeres de mi edad”; 

“El juego de la culpa”. Hace posible que la apariencia sea la culpable de cualquier fallo, insatisfacción o desengaño, aunque en principio no esté relacionado en absoluto con ella. ej.: “cómo me van a querer con el mal aspecto que tengo”; entre otros. 

Es normal sentirnos culpables por comer demasiado y no poder controlar una conducta pero, nuestra autoestima no debe ir ligada a ello. Somos más que: “comilones”, “gordos”, entre otras descripciones que se nos ocurra. 

Detrás de una conducta están unos porqués, unos factores que deben ser bien analizados para poder actuar sobre ella y tener opción a cambiar las cosas. La culpa no es productiva. Intentar mejorar las cosas, la acción, es la mejor alternativa ( con la ayuda de un profesional , si solos no tenemos las herramientas necesarias para ello).


Elisabet Aguiló 
Psicóloga 
Coach especialista en nutrición y salud

Comentarios

Entradas populares de este blog

CONSEJOS PARA LA ALIMENTACION EQUILIBRADA PARTE I

El organismo de una persona adulta está formada, en su mayoría, de agua (su contenido es del 70%), de manera que el agua constituye un elemento indispensable para la vida. El organismo puede sobrevivir varios días sin ingerir alimentos pero, la supervivencia no es posible, sin agua, a los pocos días (de 3-5 días como tiempo promedio). En general, se aconseja que el consumo de agua de forma frecuente a lo largo del día, aumentando su consumo según el caso. Por ejemplo, en los meses de calor es importante que la ingesta de agua aumente para mantener una correcta hidratación.  Recomendaciones  Debemos restringir el alcohol, ya que aunque sea una copita diaria, se ha demostrado que NO aporta beneficios a nuestra salud. Debemos reducir el nivel de cafeína. Cuando consumimos un exceso de cafeína, el cuerpo expulsa una gran cantidad de calcio. Si la dieta no incluye suficiente este mineral, el cuerpo comienza a tomar el calcio de dientes y los huesos. Podemos optar beber agua con gas (pero cu

ENTRE LAS PANTALLAS

Las personas solo pueden tener relaciones significativas con un máximo de 150 personas: este es el conocido como "número Dunbar".  Las 150 relaciones se ubicarían en función de distintos niveles de intimidad. Cada persona tiene un promedio de tres a cinco relaciones muy cercanas; alrededor de diez son buenas amistades; un grupo de 30 a 35 personas son las que tratamos con frecuencia y; cerca de 100 son conocidos (los que tratamos, ocasionalmente, en el día a día).  El número Dunbar evidencia que nuestra capacidad de hacer y conservar amigos de manera auténtica es limitada. No podemos tener relaciones con 150 personas y que todas sean íntimas. Si se tienen muchísimas relaciones, la mayoría de ellas serán poco profundas y superficiales.      ¿Afecta el número Dunbar en las redes sociales? ¿Podemos conectar, con ellas, con más de 150 personas de manera profunda? O bien, en realidad, ¿Seguimos sujetos a los límites de siempre? Todas las experiencias compartidas en redes (likes, c

"COMO SANO, VIVO MEJOR" LA ALIMENTACIÓN PRÁCTICA

Nuestro entorno nos está continuamente enviando mensajes sobre cómo debe ser nuestra alimentación, qué debemos comer y qué no para que ésta sea saludable. Sin embargo, la información que recibimos es tanta y, de forma frecuente, contradictoria, que es muy fácil que nos acabemos haciéndonos un lío o desmotivados para cambiar nuestros hábitos. De modo que, cuando vayamos a hacer la lista de la compra, elijamos los alimentos conociendo los beneficios o perjuicios que éstos tienen para su salud. Esto tiene por objetivo mejorar la forma de alimentarse de personas y familias; o al menos, conseguir que sean conscientes de cómo debería ser una alimentación saludable. Por eso el título de mi artículo está pensado para la persona o personas  que tenga interés por conocer qué es esto de la alimentación saludable, así como para mejorar su forma de alimentación. No está pensado para que las personas se  pregunten sobre el tratamiento de una enfermedad concreta a través de la alimentación. ¿Estamos

¿QUÉ ENTENDEMOS POR UNA DIETA EQUILIBRADA?

Para que nuestra alimentación se considere saludable, debe ser: 1. Variada: entendiendo que debe haber una mayor presencia de una amplia variedad de alimentos frescos y, sobre todo, de origen vegetal. 2. Adaptada: que se adapte a las características individuales, sociales, culturales y del entorno del individuo. 3. Satisfactoria: agradable y placentera para los sentidos. PIRÁMIDE ALIMENTARIA ¿Consultáis las guías alimentarias? ¿Habéis oído hablar de la pirámide alimentaria? Se trata de un sencillo método que clasifica los alimentos en seis apartados diferentes, estructurados en forma de pirámide. Empezando por la base, encontramos los alimentos que deben estar, en su mayoría en la dieta de forma diaria. Así pues, ¿Qué alimentos creéis que se deben consumir mayoritariamente? - Si habéis respondido que la base de la alimentación ha de ser a partir de los cereales, pastas, arroz, harinas, pan, etc; os diría que no nos podemos fiar mucho de esta guía para comer bien.  - Quizás nunca nos h