Ir al contenido principal

RASGOS ADAPTATIVOS Y NO ADAPTATIVOS




Según el Modelo Big Five, se proponen varios rasgos que conforman la personalidad de las personas: extraversión, apertura a la experiencia, neuroticismo, responsabilidad y amabilidad. 

Hay personas más sensibles a las recompensas externas que otras (orientadas a la extraversión o a la apertura a la experiencia), otras más sensibles a la ansiedad y que muestran mayor activación a sus sistemas de estrés (neuroticismo), personas con mayor capacidad de inhibir impulsos gracias a una buena conectividad y desarrollo de sus lóbulos frontales (responsabilidad) y hay personas más dispuestas a mirar por los demás que por sus intereses individuales (amabilidad). 

Puede ocurrir que determinados rasgos de la persona sean mal adaptativos y causen un sufrimiento a la persona o a las personas de su alrededor. 

Unos rasgos problemáticos serían los que presenta el personaje de Hannibal Lecter, por ejemplo. Su peculiar personalidad sería mal adaptativa porque lo convertiría en un psicópata y un peligro para la sociedad. 

1. EXTRAVERSIÓN 

Puntúa muy alto en intraversión, presentando un repetitivo e incesante trastorno antisocial con incapacidad para adaptarse a las normas sociales. 

2. NEUROTICISMO 

Posee un bajo neuroticismo, gracias a su narcisismo, el cual le impide ponerse nervioso y en riesgo. 

3. RESPONSABILIDAD 

Puntúa muy alto en responsabilidad, su narcisismo e intelecto lo refuerzan. Tiene una necesidad de control vertiginosa que no le permite dejar nada al azar. 

4. APERTURA 

Presenta una apertura alta mostrando un elevado nivel cultural además de gran inteligencia, sabiduría y agilidad mental. 

5. AMABILIDAD 

Su puntuación en amabilidad es baja, a pesar de que se muestra siempre educado y amable, no siente ningún tipo de respeto hacia las personas, tiende a mentir y manipular. 

Contrariamente, unos rasgos adaptativos serían los que presenta el Doctor House, ya que a pesar de su falta empatía con el otro y su acusado narcisismo, sus rasgos de personalidad le permiten salvar vidas y hacer bien su trabajo. 

1. EXTRAVERSIÓN 

Puntúa bajo en extroversión. No quiere trabajar en equipo, ni le gusta el intercambio social, salvo para lo que considera necesario. 

2. NEUROTICISMO 

Posee un bajo neuroticismo. Es muy sofisticado y astuto de modo que siempre va un paso por delante y manteniendo esa ilusión de control sobre todas las cosas, personas y situaciones. 

3. RESPONSABILIDAD 

Responsabilidad alta, reforzada por su narcicismo. Le gusta restregar en la cara de su jefa sus diagnósticos acertados. 

4. APERTURA 

Apertura a la experiencia alta. Tiende a explorar un sinfín de ideas y enfermedades y eso hace que acierte en sus diagnósticos. 

5. AMABILIDAD 

Puntúa bajo en amabilidad. Le importa más hacer lo que él cree que debe hacer que agradar o generar armonía en un grupo. 

Visto los dos casos, es importante comprender que no existen rasgos de personalidad buenos o malos en sí mismos. Por ejemplo, un poco de egoísmo puede llegar a ser saludable cuando necesitamos defender nuestros derechos (no necesitamos ubicar el rasgo de amabilidad al extremo, ya que sería mal adaptativo al no tener en cuenta nuestros intereses y poner por encima los de los demás). De la misma forma, la búsqueda desmesurada de nuevas experiencias (rasgo de apertura al extremo) puede conducir a la adicción de sustancias. Por tanto, todo radica en encontrar el equilibrio y, sobre todo, ser capaces de modular nuestros rasgos de personalidad con el entorno.

También, no debemos concebir los rasgos de manera dicotómica (por ejemplo, responsable-irresponsable) sino en un contínuo o grado. Si una persona es irresponsable, le será muy difícil sino imposible que sea una cosa que no es (súper responsable) pero, podrá mejorar su nivel de responsabilidad para que no sea mal adaptativo, por ejemplo, sea puntual en los días de trabajo y no pierda el empleo.



Elisabet Aguiló 
Psicóloga 
Coach especialista en nutrición y salud

Comentarios

Entradas populares de este blog

CONSEJOS PARA LA ALIMENTACION EQUILIBRADA PARTE I

El organismo de una persona adulta está formada, en su mayoría, de agua (su contenido es del 70%), de manera que el agua constituye un elemento indispensable para la vida. El organismo puede sobrevivir varios días sin ingerir alimentos pero, la supervivencia no es posible, sin agua, a los pocos días (de 3-5 días como tiempo promedio). En general, se aconseja que el consumo de agua de forma frecuente a lo largo del día, aumentando su consumo según el caso. Por ejemplo, en los meses de calor es importante que la ingesta de agua aumente para mantener una correcta hidratación.  Recomendaciones  Debemos restringir el alcohol, ya que aunque sea una copita diaria, se ha demostrado que NO aporta beneficios a nuestra salud. Debemos reducir el nivel de cafeína. Cuando consumimos un exceso de cafeína, el cuerpo expulsa una gran cantidad de calcio. Si la dieta no incluye suficiente este mineral, el cuerpo comienza a tomar el calcio de dientes y los huesos. Podemos optar beber agua con gas (pero cu

ENTRE LAS PANTALLAS

Las personas solo pueden tener relaciones significativas con un máximo de 150 personas: este es el conocido como "número Dunbar".  Las 150 relaciones se ubicarían en función de distintos niveles de intimidad. Cada persona tiene un promedio de tres a cinco relaciones muy cercanas; alrededor de diez son buenas amistades; un grupo de 30 a 35 personas son las que tratamos con frecuencia y; cerca de 100 son conocidos (los que tratamos, ocasionalmente, en el día a día).  El número Dunbar evidencia que nuestra capacidad de hacer y conservar amigos de manera auténtica es limitada. No podemos tener relaciones con 150 personas y que todas sean íntimas. Si se tienen muchísimas relaciones, la mayoría de ellas serán poco profundas y superficiales.      ¿Afecta el número Dunbar en las redes sociales? ¿Podemos conectar, con ellas, con más de 150 personas de manera profunda? O bien, en realidad, ¿Seguimos sujetos a los límites de siempre? Todas las experiencias compartidas en redes (likes, c

"COMO SANO, VIVO MEJOR" LA ALIMENTACIÓN PRÁCTICA

Nuestro entorno nos está continuamente enviando mensajes sobre cómo debe ser nuestra alimentación, qué debemos comer y qué no para que ésta sea saludable. Sin embargo, la información que recibimos es tanta y, de forma frecuente, contradictoria, que es muy fácil que nos acabemos haciéndonos un lío o desmotivados para cambiar nuestros hábitos. De modo que, cuando vayamos a hacer la lista de la compra, elijamos los alimentos conociendo los beneficios o perjuicios que éstos tienen para su salud. Esto tiene por objetivo mejorar la forma de alimentarse de personas y familias; o al menos, conseguir que sean conscientes de cómo debería ser una alimentación saludable. Por eso el título de mi artículo está pensado para la persona o personas  que tenga interés por conocer qué es esto de la alimentación saludable, así como para mejorar su forma de alimentación. No está pensado para que las personas se  pregunten sobre el tratamiento de una enfermedad concreta a través de la alimentación. ¿Estamos

¿QUÉ ENTENDEMOS POR UNA DIETA EQUILIBRADA?

Para que nuestra alimentación se considere saludable, debe ser: 1. Variada: entendiendo que debe haber una mayor presencia de una amplia variedad de alimentos frescos y, sobre todo, de origen vegetal. 2. Adaptada: que se adapte a las características individuales, sociales, culturales y del entorno del individuo. 3. Satisfactoria: agradable y placentera para los sentidos. PIRÁMIDE ALIMENTARIA ¿Consultáis las guías alimentarias? ¿Habéis oído hablar de la pirámide alimentaria? Se trata de un sencillo método que clasifica los alimentos en seis apartados diferentes, estructurados en forma de pirámide. Empezando por la base, encontramos los alimentos que deben estar, en su mayoría en la dieta de forma diaria. Así pues, ¿Qué alimentos creéis que se deben consumir mayoritariamente? - Si habéis respondido que la base de la alimentación ha de ser a partir de los cereales, pastas, arroz, harinas, pan, etc; os diría que no nos podemos fiar mucho de esta guía para comer bien.  - Quizás nunca nos h